Usted está aquí

Resumen

Las arrugas afectan a todo el cuerpo, pero las arrugas faciales se marcan particularmente y pueden ser difíciles de aceptar.

Arrugas marcadas

Las arrugas son roturas de la piel que reflejan un envejecimiento cutáneo natural. Pero este proceso puede ser acelerado por factores ambientales y de comportamiento, como el sol, el estrés, el tabaco y el alcohol...

Entre estos factores, algunos, como el sol y el humo del tabaco, afectan especialmente a la piel del rostro que está menos protegido contra las agresiones externas que el resto del cuerpo, que por lo general está cubierto.

La clasificación de las arrugas faciales

Hay dos tipos de arrugas faciales:

  • Las arrugas mecánicas. Son las líneas de expresión tales como las arrugas transversales de la frente, arrugas del entrecejo o las patas de gallo.
  • Las arrugas estáticas. Se instalan a medida que la piel se suelta. Son por ejemplo, son las arrugas de tristeza, las arrugas del surco nasogeniano, las arrugas del cuello o las arrugas del escote.

Algunos expertos distinguen un tercer tipo de arrugas, principalmente debidas a la exposición prolongada al sol y sin protección, o a fumar. Este tipo corresponde a las arrugas de las mejillas y las arrugas alrededor de la boca

Descubre también:

 
Adopta un nuevo estilo de vida

Adopta un nuevo estilo de vida