Usted está aquí

Resumen

Con el tiempo, la piel se deshidrata. Este fenómeno natural es la consecuencia de varios cambios en las capas cutáneas: la producción de sebo - que hidrata la piel - y el ácido hialurónico - que captura las moléculas de agua - disminuyen con los años. Estas son las dos principales causas de la deshidratación de la piel.

El papel del sebo

El sebo es la sustancia que le da un aspecto brillante a la piel cuando se produce en grandes cantidades por las glándulas sebáceas, situadas justo debajo de la epidermis. Aunque a nadie le gusta, el sebo tiene muchas funciones beneficiosas:

  • Mezclado con la traspiración , forma una película protectora que ayuda a la flexibilidad de la piel.
  • Limita la evaporación de agua a nivel cutáneo cuando la humedad del aire es baja.
  • Protege el cabello y evita que se vuelva quebradizo.

Las hormonas controlan la producción de sebo, pero con la edad, esta producción disminuye volviendose la piel más vulnerable, especialmente por la evaporación del agua.

El papel del ácido hialurónico

El ácido hialurónico es una molécula muy grande que se encuentra de forma natural en la piel y que tiene la capacidad de fijar el agua: lo que ayuda a mantener una buena hidratación de la piel. La producción de ácido hialurónico es importante en un organismo joven, pero con el tiempo, también disminuye. La piel pierde su capacidad para retener el agua y tiende a secarse.

Descubre también:

 
Adopta un nuevo estilo de vida

Adopta un nuevo estilo de vida