Usted está aquí

Resumen

Sándwich para comer o la falta de tiempo para cocinar... incluso con la mejor voluntad del mundo, a veces es difícil controlar el contenido de tu plato. No todo está perdido: ¡Sigue los consejos para volver al buen camino!

Desintoxica tu organismo

Si has descuidado tu alimentación durante mucho tiempo y pagas sistemáticamente tus excesos con ojeras, granos, un tono apagado o signos de edad que aparecen demasiado pronto, es probable que tu organismo esté sobrecargado de toxinas y te esté pidiendo auxilio. ¡Escúchalo y ayúdalo, por el amor de tu piel!

Bebe más agua de lo habitual (2 litros en vez de 1,5) para hidratar y mantener la elasticidad de la piel.

Prueba una cura de agua tibia con limón cada mañana al despertar durante tres semanas, o después de fiestas: a esta temperatura, el agua caliente rehidrata mejor y el limón, entero o cortado por la mitad, permite drenar las toxinas. Resultado: tu tono se aclara.

Reemplaza cuando puedas el té negro y el café por el té verde antioxidante y té de hierbas: salvia, ortiga, romero y abedul está particularmente recomendados para despertar el resplandor del tono.

Limpia tu piel

Si hay un gesto de desintoxicación para recordar, es la limpieza de tu piel, por la mañana y por la noche con una loción micelar o un gel extra-suave especifico. La piel libre de células muertas está mejor oxigenada y si aplicas tu loción o gel con ligeros movimientos circulares masajeando la piel, reactivaras la microcirculación sanguínea. ¡Efecto buena cara asegurado!

Nutre tu piel

Para luchar contra la degeneración celular y ralentizar el envejecimiento cutáneo, tu piel necesita antioxidantes. Apórtalos con tu alimentación y también con la aplicación de cremas que contienen vitamina C vitamin E, o retinol (una de las formas de la vitamina A) para nutrir la piel desde el exterior y corregir los signos de edad.

Por último, para contrarrestar el daño causado por el estrés oxidativo y la glicación que son disminuciones de colágeno, elastina y ácido hialurónico, productos en la dermis, la flacidez cutánea o la formación de arrugas, escoge cremas que contienen:

Ácido hialurónico para rellenar e hidratar su piel.

Elementos grasos tales como glicerina, manteca de karité o aceite de argán para devolverle flexibilidad.

Descubre también:

 
Adopta un nuevo estilo de vida

Adopta un nuevo estilo de vida