Usted está aquí

La epidermis es la capa superficial de la piel que protege la dermis y todo el cuerpo desde el exterior gracias a su impermeabilidad, resistencia y flexibilidad. Contiene queratina que nos protege de las agresiones físicas (viento, sol, humedad y sequedad...) y las agresiones químicas (como la contaminación) y células de Langerhans que preservan nuestra inmunidad.

La epidermis en sí se compone de varias capas donde podemos encontrar en particular melanocitos, las células responsables del bronceado. Está atravesada por canales de glándulas sudoríparas ( que se encargan de la transpiración ) y los folículos sebáceos, que contienen los pelos de la raíz y de donde se drena el sebo.

La capa superficial de la epidermis, muy rica en queratina, se llama el estrato córneo. Allí se eliminan las células muertas de la piel, a través de la descamación.

Para saber más sobre la piel y cómo funciona, visita la sección especial sobre la estructura de la piel..