Usted está aquí

1. Prepara tu piel con beta carotenos

Las frutas y verduras ricas en beta caroteno preparan la piel para el sol, ya que estimulan la producción de melanina, una sustancia que el cuerpo produce para protegernos de los rayos del sol y que nos da una buena cara. Pero aun así, hay que estar alerta, aunque preparen tu piel para el sol, no previenen las quemaduras solares: ¡no olvides de protegerte con un protector solar adecuado! Para disfrutar de los beneficios de estas frutas y verduras, hay que consumirlas por lo menos diez semanas antes de tus vacaciones. Ricas en antioxidantes, también te protegen de los radicales libres provocados por los rayos UV. Tomates, zanahorias, batatas, melón, mangos, pimientos: reconocerlos es simple busca su color amarillo, rojo o naranja.

2. Hidrátate

Sabiendo que los rayos UV atacan las células cutáneas y resecan la piel, es esencial hidratarse adecuadamente. Se recomienda beber al menos 1,5 litros de agua al día para ayudar a que tu piel se mantenga flexible y elástica. Considera también el té verde, los zumos de frutas y verduras frescas por sus poderes saciantes, hidratantes y antioxidantes. Finalmente, elige frutas y verduras ricas en agua: como sandía, melón, fresa y cítricos y pepino, tomate y calabacín.

3. Limita la exposición al sol

Evita permanecer al sol durante las horas más calurosas del día, es decir entre 11 horas y 16 horas. No olvides que incluso bajo un parasol o una sombra, el 30% de los rayos ultravioleta reflejados por el suelo o superficies de agua, consiguen alcanzarte.

Si tomas una medicamentos fotosensibilizantes o usas productos perfumados (perfumes, colonias...), no te quedes al sol, no importa la hora del día que sea, puede provocar alergias, quemaduras, manchas y otras reacciones cutáneas.

Por último, no hay que olvidar que todos los momentos que pases fuera cuentan (jardinería, carpintería, deportes ...) y no sólo las horas que pasas con la intención de "tomar el sol".

4. Protege tu piel

"Al sol, lo mejor es usar ropa de algodón larga, gafas de sol y un sombrero o gorra. Para todos los días elige productos que contengan filtros UV y cuando sabes que vas a pasar tiempo al sol, el fin de semana o vacaciones, por ejemplo, no te olvides de tu protector solar. Elige uno que filtra los rayos UVA y UVB y que tiene un alto grado de protección (30 a 50 dependiendo de tu tipo de piel). Para una protección óptima, asegúrate de exponerte lo más progresivamente puedas y aplica la crema 15 minutos antes de la exposición, luego vuelve a aplicar cada dos horas mínimo y después de nadar. Si tienes miedo de no broncearte, que te sirva de consuelo: mientras los bronceados rápidos desaparecen tan rápidamente como aparecieron, los que se adquieren de forma gradual son los más bonitos (sin pelarse debido a las quemaduras solares) y los más duraderos.

Una última recomendación para el camino a la playa: ¡porque te hayas dado sesiones de rayos UV, no significa que puedas dejar de tomar precauciones! El bronceado artificial es artificial y no impide de ninguna manera los daños causados por el sol. En cuanto al bronceado natural, está ahí para protegerte, por supuesto, pero no filtra todos los rayos UV, lejos de eso... "

5. Prevenir y corregir manchas oscuras

La acumulación de sol puede causar la aparición de manchas incluso en pieles oscuras. Para evitar su formación, opta desde este momento por productos específicos con:

    • Ácidos de frutas para exfoliar la superficie de la piel y eliminar las células llenas de melanina, molécula responsable de la coloración de la piel,
    • Antioxidantes para luchar contra los radicales libres,
    • Activos tales como vitamina C para detener la actividad de la tirosinasa, la enzima responsable de la formación de gránulos de melanina. Nuestro Fluido Anti-Manchas Unificante RoC®

Soleil-Protect contiene vitamina C * y filtros UVA y UVB que dan un factor de protección SPF 50+ para protegerte del foto envejecimiento, mientras previenen y corrigen manchas oscuras. **

6. Corrige los signos de edad

Para hacer frente a las líneas de expresión y a las arrugas causadas por el sol o para prevenir su aparición y evolución, utiliza un protector solar antiarrugas. Este tipo de hidratante tiene una protección solar muy alta a la vez que proporciona una acción anti-edad. Este es el caso del Fluido Antiarrugas Alisador RoC® Soleil-Protect, una innovación que tiene un factor de protección solar SPF 50+ y contiene la mayor concentración de ácido hialurónico en un protector solar ***, un ingrediente presente de forma natural en la piel, con propiedades de relleno y reafirmantes.

7. Calma tu piel después de exponerla al sol

Cada vez que expones tu piel al sol, se deshidrata. Por eso hace falta nutrirla para devolverle la elasticidad y suavidad. Elige una loción reparadora como RoC® Soleil-Protect After-Sun Leche restauradora refrescante para la piel, nuestro after sun que contiene vitamina E, que tiene propiedades antioxidantes que ayudan a luchar contra los efectos destructivos de los radicales libres causados por los rayos UV. Otro beneficio notable: Esta loción hidratante ayuda a prolongar tu bronceado, ¡que no nos viene mal!

* Derivado de la vitamina C
**Test in vitro
*** En RoC®