Usted está aquí

Una vez utilizadas, ¡se pueden reciclar! Los fines de semana, cuando tengas un poco de tiempo, déjalas en la nevera durante 10 minutos y luego aplícatelas en tus ojeras o bolsas: hidratación (agua absorbida por el polvo o las hojas de té), descongestión (el frío) y efecto antioxidante (el té en sí): ¡ya tienes un cóctel explosivo para tu mirada!

1Patentes emitidas para EE.UU. / 2Tests in vitro

Español