Usted está aquí

Resumen

Los productos destinados para pieles grasas están diseñados para eliminar dos problemas principales: el aspecto brillante y las imperfecciones relacionadas con este tipo de piel.

Algunas creen que hacen bien frotando su piel con fuerza con productos con alcohol o astringentes. ¡Grave error! Además de ser ineficaces, esto puede tener el efecto contrario al deseado, causando una secreción de sebo aún más importante.

Por otra parte, en contra de lo que parece, la piel grasa necesita ser hidratada y nutrida. Es frágil, como los otros tipos de piel.

Los hábitos que no debes adoptar

Algunos productos, como el jabón de Marsella o las lociones alcohólicas, dan la impresión de eliminar eficazmente la película que cubre las pieles grasas. No te dejes engañar, este efecto es sólo temporal: de hecho, cuanto más se trata de eliminar el exceso de sebo, más produce la piel, es un verdadero círculo vicioso.

El sol también puede dar la impresión de equilibrar la piel, reduciendo las imperfecciones y volviéndola más nítida. ¡Pero los efectos a largo plazo son muy diferentes! Los rayos de sol llevan a una acumulación de sebo que desencadenará la aparición de nuevos granos cuando el bronceado se haya ido. Así que recuerda protegerte con productos – sin grasa, por supuesto, - durante la exposición al sol.

La piel grasa: ¿Qué hacer?

¿Cuáles son los buenos hábitos a adoptar? Desmaquíllate y limpia tu piel por la mañana y por la noche. La piel grasa necesita productos suaves como:

  • Leches
  • Geles
  • Agua micelar
  • Los jabones suaves

En cuanto a la hidratación, opta por cremas ligeras y matificantes que reducirán significativamente el aspecto brillante de tu rostro.

Por último, exfoliantes y mascarillas para pieles grasas, úsalas una vez por semana, te permitirán eliminar las impurezas en profundidad.

Descubre también:

 
Adopta un nuevo estilo de vida

Adopta un nuevo estilo de vida