Usted está aquí

Resumen

La piel normal es una piel más equilibrada, pero no es perfecta. Es sensible a los efectos del tiempo y para mantener sus cualidades el mayor tiempo posible, necesita cuidados especiales.

Desmaquillar y limpiar una piel normal

Los productos suaves son los más adecuados para la piel normal. En función de tus preferencias de textura se puede elegir entre:

  • Un agua desmaquillante
  • Agua micelar
  • Leche desmaquillante y limpiadora
  • Un aceite desmaquillante
  • Una espuma desmaquillante

Cualquiera que sea el producto seleccionado, utilízalo regularmente. Las etapas de demaquillarse y lavarse son primordiales para mantener la piel sana durante toda la vida. Pueden complementarse con el uso de un tónico.

Hidratar una piel normal

Para el siguiente paso, una crema hidratante para la piel normal es perfecta. La hidratación es esencial, incluso cuando a la piel normal no parece faltarle el agua. La aplicación de una crema hidratante evitará que la epidermis se vaya secando con el tiempo.

Purificar una piel normal

Una piel normal acepta exfoliantes y mascarillas si no se usan muy a menudo. Estos ayudan a eliminar las impurezas de la capa superficial de la epidermis. Se podrías seguir la siguiente rutina de belleza:

  • Un exfoliación una o dos veces a la semana con productos exfoliantes suaves y no agresivos para preservar la epidermis que es el escudo de la piel.
  • Una mascarilla una vez a la semana, alternando purificadoras y humectantes con las que dan luminosidad.

Si tu piel tiene un aspecto seco de vez en cuando o si está sensible en ciertos periodos, significa que necesita un cuidado específico en ese momento. Tendrás que acudir a los productos para pieles secas.

Descubre también:

 
Adopta un nuevo estilo de vida

Adopta un nuevo estilo de vida