Usted está aquí

Descubre nuestros consejos para ir más allá

Un tono de piel apagado e irregular es el primer signo de envejecimiento cutáneo. Las manchas oscuras, por ejemplo, pueden ser muy difíciles de corregir, ya que la renovación de las células cutáneas disminuye con la edad. El reflejo de la luz sobre la piel tiene un papel esencial: cuando la luz se refleja bien, la piel se ve más radiante y los signos de la edad son menos visibles.

Por lo tanto, es importante prevenir su aparición y preservar la luminosidad de la piel con productos para la piel que contengan vitamina C y antioxidantes. También recuerda que debes protegerte adecuadamente del sol en cada oportunidad (¡incluso fuera de la temporada estival!), para luchar contra el fotoenvejecimiento.