Usted está aquí

Resumen

La flacidez de la piel provoca profundos cambios en el volumen facial. Estas marcas serán más visibles cuando la flacidez cutánea es provocada por factores subcutáneos: pérdida de volumen en la piel, de la grasa, de los músculos y de los huesos.

La evolución de la grasa facial

Junto con la pérdida de firmeza de la piel, una parte de la grasa contenida en las capas subcutáneas puede atrofiarse y desplazarse por el efecto de la gravedad, dando lugar a los surcos nasogenianos y a las bolsas debajo de los ojos.

Los músculos y el envejecimiento

Con el tiempo, los músculos faciales se vuelven rígidos y se retraen a causa de contracciones repetidas, provocando la aparición de arrugas como los arrugas de tristeza. La expresión facial a veces puede ser modificada: en el caso de personas en las que las comisuras de la boca se caen dándoles de golpe un aire triste o infeliz.

La estructura ósea del rostro

Con el tiempo, los huesos mismos se ven afectados: la masa ósea disminuye, causando la disminución de la masa ósea. El rostro pierde su redondez. El hueso malar (situado donde se aplica el colorete) se reabsorbe provocando una caída de los tejidos hacia abajo.

Así que al final se modifica toda la estructura facial.

Descubre también:

 
Adopta un nuevo estilo de vida

Adopta un nuevo estilo de vida