Usted está aquí

Resumen

Luminoso y regular durante años, el tono comienza a apagarse con la edad. Este proceso lento se puede acelerar por elementos externos.

Un color fijo

El color de la piel, heredada de los padres, se mantiene estable durante toda la vida. Sólo el bronceado la puede hacer cambiar puntualmente.

Los fenotipos son el conjunto de caracteres observables de un individuo. Al nacer, cada uno de nosotros se clasifica en uno de los seis fenotipos del género humano y así hasta el final de sus días. La clasificación a continuación tiene en cuenta el color de la piel, cabello y ojos.

  • 0 = albinos, El cuerpo no fabrica melanina, el pigmento protector que le da color a la piel y el cabello.
  • 1 = pelirojo. Se quema con el sol pero no se broncea. Fabrica demasiado poca melanina.
  • 2 = rubias con ojos azules. Se quema con el sol y luego se broncea ligeramente.
  • 3 = castaño. Se quema y se broncea.
  • 4 = morena. Se broncea sin quemarse.
  • 5 = mediterráneo, mestizo. Se broncea sin quemarse.
  • 6 = negro. Se broncea sin quemarse.

El tiempo que pasa actúa en la calidad del tono, pero no en el color de la piel.

Una pérdida de homogeneidad

La evolución del tono a lo largo de los años se debe a que las células de la piel comienzan a funcionar peor. Estas se reproducen más lentamente y algunas se acumulan en la superficie. La circulación sanguínea se ralentiza, lo que causa una disminución de aportes de oxígeno y nutrientes a la piel. Al estar menos oxigenada y nutrida, pierde su aspecto uniforme.

Este proceso natural de envejecimiento puede ser acelerado por factores externos tales como la fatiga el estrés o la contaminación.

Los elementos que influyen en la evolución del tono son muchos y no actúan de la misma forma en cada individuo. Por eso la evolución del tono es difícil de predecir.

Descubre también:

 
Adopta un nuevo estilo de vida

Adopta un nuevo estilo de vida