Usted está aquí

Resumen

La piel se compone de 70% de agua. Por tanto, ¡el agua desempeña un papel muy importante! Gran parte del agua está contenida dentro de las células, lo que les permite vivir en buenas condiciones.

Una pérdida de función

Con el tiempo y el fenómeno natural del envejecimiento cutáneo, la piel se seca. Pierde su capacidad de mantener su reserva de agua, ya que produce menos sebo, que es lubricante e impermeabilizante, y menos ácido hialurónico, que atrapa y moviliza las moléculas de agua.

Al secarse, la piel se siente tirante y se estira. Más allá de la sensación y el aspecto antiestético, está menos protegida.

Nutrir para proteger

Hidratar y nutrir la piel reseca es más que un gesto de belleza:

  • Le da un aspecto liso a la epidermis,
  • Evita la sensación de tirantez, aspereza (sensación de picor) o dolor,
  • Previene la aparición de arrugas,
  • Ayuda a la piel a hacer su papel de escudo contra las agresiones externas.

Si tu piel está deshidrata, significa que su película protectora natural está en mal estado y deja que se evapore el agua de tu organismo más rápido de lo que debería, lo que aumenta aún más la deshidratación.

Mediante el uso de cremas y lociones hidratantes se puede fortalecer la barrera protectora de la piel. Podrá conservar su hidratación.

Durante el día, la aplicación de una crema hidratante para tu tipo de piel es esencial para fortalecer esta barrera. Por la noche, al contrario de lo que se piensa, es esencial aplicar una crema hidratante para limitar la pérdida de lípidos y agua y así la deshidratación.

Descubre también:

 
Adopta un nuevo estilo de vida

Adopta un nuevo estilo de vida