Usted está aquí

Resumen

A medida que envejecemos, la piel tiende a deshidratarse. Pierde elasticidad, se arruga y se afina.

Las pieles grasas, que son bastante gruesas, producen en exceso una sustancia que ayuda a mantener una buena hidratación: el sebo. ¿La desventaja? Que esto obviamente no es muy estético. Pero hay una ventaja innegable en esta situación: Este tipo de piel está mejor protegido contra la sequedad y por lo tanto está mejor armado contra el envejecimiento natural.

Una buena noticia, si tienes la piel grasa, por lo general, resistirás más tiempo a la aparición de signos de envejecimiento que las mujeres con piel seca y muy seca. Tus arrugas aparecerán más tarde y generalmente serán menos numerosas, pero... más profundas. El primer signo de edad en sujetos con piel grasa es en realidad la flacidez cutánea.

Factores que aceleran el envejecimiento de la piel grasa

El envejecimiento de la piel es un proceso natural. Se acelera por factores ambientales como el tabaco, las exposiciones al sol demasiado frecuentes y prolongadas o una dieta desequilibrada. Frente a estos ataques, las pieles grasas son tan vulnerables como otros tipos de piel.

Conclusión: Aunque el envejecimiento de la piel sea un proceso inevitable, es posible retrasar los efectos. Trata de adoptar una buena higiene con el uso de productos adaptados a tu tipo de piel: ¡no te arrepentirás!

Descubre también:

 
Adopta un nuevo estilo de vida

Adopta un nuevo estilo de vida