Usted está aquí

Resumen

El impacto del sol sobre la piel depende de la composición genética. Todos tenemos diferentes tipos de piel, más o menos capaces de reaccionar y defenderse frente a la radiación ultravioleta. La piel de tonos oscuros por ejemplo son menos sensibles al sol que la piel blanca.

Además, la aparición de marcas causadas por el sol, puede variar según el tiempo de exposición acumulado a lo largo de la vida.

Las 4 etapas de Glogau

Existe una clasificación, llamada Glogau, que describe la evolución de las marcas cutáneas causadas por el sol. Esto refleja las alteraciones de la epidermis, la dermis y la hipodermis.

  • Etapa 1, de 28 a 35 años, el fotoenvejecimiento es ligero. La superficie de la piel se altera discretamente y la piel puede carecer de luminosidad. No hay flacidez cutánea, sólo aparecen algunas líneas de expresión.
  • Etapa 2, entre 35 y 50 años, el fotoenvejecimiento es moderado. Aparecen lentigos. La queratosis (engrosamiento de la piel) no es visible pero se puede percibir con el tacto. Todavía no hay o sólo un poco de flacidez cutánea. Aparecen arrugas superficiales. Las anomalías de la circulación y de la pigmentación son ligeras.
  • Etapa 3, entre el 50 y el 65 años, el fotoenvejecimiento es avanzado. La queratosis es visible: esto se llama hipercromía. La flacidez es moderada y arrugas son visibles. Las anomalías en la circulación y en la pigmentación se notan
  • Etapa 4, entre 65 y 75 años, el fotoenvejecimiento es grave. Las arrugas están marcadas y aparece la queratosis actínica (queratosis solar, engrosamiento de la piel debido al sol). Existe la posibilidad de lesiones cancerosas. La flacidez de la piel es importante y las arrugas son profundas y difusas. Las anomalías en la circulación y la pigmentación son importantes.

Descubre también:

 
Adopta un nuevo estilo de vida

Adopta un nuevo estilo de vida