Usted está aquí

Resumen

La epidermis es la capa de células superior de la piel. Desempeña un papel en la protección contra los ataques con los que el organismo se enfrenta continuamente, tanto de día como de noche.

Los ataques diarios a la piel

No te darás cuenta pero, ¡el entorno es hostil para el cuerpo humano! El aire, el agua, el calor, el frío extremo, también los rayos ultravioleta, la contaminación y los gérmenes la agreden constantemente. En este contexto, la piel lucha permanentemente para mantener el equilibrio establecido dentro del organismo.

Estructura de la epidermis

Para desempeñar su papel como un escudo, la epidermis tiene una estructura particular. Está compuesta por tres tipos de células:

  • Los queratinocitos, células que contienen lípidos y queratina, que también se encuentran en el pelo y las uñas
  • Los melanocitos, que producen el pigmento de la piel llamado melanina
  • Las células de Langerhans, que están implicadas en el sistema inmunológico

La epidermis se compone de cinco capas. La capa más profunda, que no está en contacto con el exterior, fabrica continuamente células nuevas: es el famoso proceso de renovación celular.

La vida de la epidermis

La epidermis está recubierta por una película pequeña constituida por transpiración, lípidos y sebo. Está fabricada en parte por células de la epidermis y participa en la lucha contra las bacterias y la sequedad de la piel.

Las células de la capa profunda se desplazan a la superficie de la epidermis donde evolucionan y de la que se separan llevándose partículas y gérmenes.

A lo largo de los años, la actividad de las células de la piel disminuye. La epidermis, un verdadero escudo, se desgasta y pierde eficacia.

Descubre también:

 
Adopta un nuevo estilo de vida

Adopta un nuevo estilo de vida