Usted está aquí

Resumen

Si no está suficientemente hidratada y nutrida, la piel seca provoca picores e irritaciones a diario.

Si está dañada, es difícil que se pueda proteger de las agresiones externas. Cuando se le somete a condiciones duras, se vuelve aún más sensible y frágil y tiene aún menos capacidad de protegerse: es la historia de la pescadilla que se muerde la cola...

Sequedad cutánea y picores

La sequedad severa de la piel puede causar prurito, picores en una zona muy reducida o al contrario por toda la piel, especialmente en los ancianos. No es necesariamente doloroso, pero al rascarse puede provocar lesiones dolorosas en la piel.

La sequedad y las inflamaciones cutáneas

Las pieles muy secas a veces presentan pequeñas inflamaciones:

  • Enrojecimiento o hinchazón de la piel
  • Aparición de lesiones, algunas de las cuales pueden supurar
  • Los picores se intensifican

Consecuencias de la piel seca

Una piel muy seca propensa al prurito y a inflamaciones es más vulnerable a la intrusión de las bacterias. Estas pueden cruzar la barrera epidérmica más fácilmente y causar infecciones. Por eso es importante cuidar la piel seca para evitar el desarrollo o la instalación de estos síntomas.

Descubre también:

 
Adopta un nuevo estilo de vida

Adopta un nuevo estilo de vida