Usted está aquí

Resumen

A diferencia de la piel grasa, la piel seca está fina, mate y sin defectos. Los poros están más cerrados.

Lo malo: las personas con este tipo de piel están sujetas a molestias diarias debido a la tirantez o sensación de ardor y picores.

Un tipo de piel frágil

La disminución del contenido de agua de la capa córnea (parte superficial de la epidermis) es un trastorno de la piel conocido como "la xerosis". Produce afinamiento, fragilidad, sequedad y falta de flexibilidad de la piel, a veces acompañada de descamación (caída de la piel), más o menos grave.

De la xerosis a enfermedades dermatológicas

La xerosis es por lo general un trastorno de la piel aislado, pero puede ser una señal de enfermedades dermatológicas como la dermatitis atópica o la ictiosis, formas de eccema y de psoriasis. La piel adquiere un aspecto áspero, gris y calcáreo, el cuero cabelludo produce caspa dolorosa, grietas salen en las palmas de las manos y los pies ... La piel también puede ser propensa a picores que pueden alterar la calidad de la barrera cutánea y causar dolor, sequedad de la piel, o incluso infecciones.

Si se siente identificado con estos síntomas, no dude en consultar a un dermatólogo.

Descubre también:

 
Adopta un nuevo estilo de vida

Adopta un nuevo estilo de vida