Usted está aquí

Resumen

El estrés oxidativo, que genera radicales libres en el organismo, tiene efectos negativos sobre las células del cuerpo. Estos efectos son particularmente visibles en la piel, ya que los radicales libres:

  • Provocan una disminución de la producción de colágeno, elastina y ácido hialurónico, que hace que la piel pierda firmeza y elasticidad y esté deshidratada, y por lo tanto más propensa a la aparición de arrugas.
  • Deterioran las membranas de las células cutáneas, lo que contribuye a la formación de manchas.
  • Provocan alteraciones en el ADN de las células de la piel, causando mutaciones que pueden conducir a la muerte de estas células.

Una protección frágil contra el estrés oxidativo

La naturaleza es sabia : el cuerpo se protege de la oxidación de las células produciendo moléculas capaces de:

  • Eliminar los radicales libres,
  • Limitar su proliferación
  • Reparar ciertos ataques celulares.

Pero estas moléculas benefactoras conocidas como antioxidantes, son a veces demasiado escasas en relación a los radicales libres para que el organismo pueda mantener un buen equilibrio. Por eso es tan importante aportar antioxidantes, bien con productos que los contengan, como con una dieta rica en antioxidantes.

Descubre también:

 
Adopta un nuevo estilo de vida

Adopta un nuevo estilo de vida