Usted está aquí

Resumen

La dermoabrasión es una técnica correctiva que abrasa las capas superficiales de la piel. Los resultados se obtienen por acción mecánica, a diferencia de los peelings que utilizan productos químicos.

Descripción de la técnica de dermoabrasión

La dermoabrasión se lleva a cabo por un especialista, por lo general un dermatólogo o médico estético, utilizando un cepillo metálico o un torno ultra fino.

El cepillo, o el torno, tienen una superficie rugosa. Giran a una velocidad muy alta y se aplican directamente a las zonas a tratar. Según los resultados esperados, el especialista puede adaptar:

  • La velocidad de rotación
  • La abrasividad del cepillo o torno
  • La presión que ejerce al pasar el aparato

Tras el paso del torno o cepillo metálico, las capas superficiales de la epidermis desaparecen por completo o parcialmente, lo que obliga a la piel a regenerarse. Este fenómeno es acompañado por una retracción cutánea: la "nueva" piel aparece más lisa y más firme.

La microdermoabrasión

Hay una técnica de abrasión más superficial que la dermoabrasión, la microdermoabrasión.

Esta consiste en la proyección de los microcristales en la piel que eliminan las células muertas y a veces las capas superficiales de la epidermis. Los microcristales son proyectados y reaspirados por el mismo aparato.

Esta técnica que tiene como objetivo alisar la epidermis, restaura la luminosidad del tono y atenúa las líneas de expresión y las manchas. Los resultados son visibles desde 2 días después del tratamiento.

Descubre también:

 
Adopta un nuevo estilo de vida

Adopta un nuevo estilo de vida