Usted está aquí

Resumen

La piel seca es una piel con falta de lípidos, agua... o ambas cosas. Se distingue por su tacto áspero. En todos los casos, la particularidad de este tipo de piel es la falta de hidratación.

Hay que determinar si tu piel entra en la categoría de pieles secas psicológicas o pieles secas patológicas.

El primer caso es un problema genético: ¡tu constitución es así! Tu piel es probablemente muy sensible al frío (tiende a agrietarse) o a la sequedad del aire. Tiende a estar tirante o a picar.

En cuanto a la piel seca patológica, su fuerte deshidratación provoca malestar significativo y una vergüenza estética. Si tu piel entra en esta categoría, requiere atención médica.

Un tipo de piel más reactivo que otros

En invierno, el 30-40% de las mujeres sufren de sequedad cutánea: la famosa "piel de cocodrilo" causa estragos en las piernas y los brazos, mientras que en el rostro la sensación de malestar viene acompañada de escamas, estrías o enrojecimiento. El enrojecimiento refleja una inflamación y una irritación, que son características de la piel seca. Al faltar sebo y lípidos protectores, la piel reacciona fuertemente a las agresiones externas.

Descubre también:

Para ir más allá

 
Adopta un nuevo estilo de vida

Adopta un nuevo estilo de vida