Usted está aquí

Resumen

Cuando la piel es joven, es firme, flexible, elástica: todos los signos de una buena hidratación cutánea. Pero con la edad, las células de la dermis y la epidermis,  las dos primeras capas de la piel, ya no pueden desempeñar el papel de barrera y mantener la correcta hidratación que envuelve el cuerpo.

Una deshidratación visible

Las pieles secas están apagadas, carecen de flexibilidad y son propicias a la aparición de líneas de expresión. También pueden causar sensaciones desagradables de tirantez.

Una respuesta necesaria

Para evitarlo, no es suficiente con hidratar la piel, debe ser nutrida en profundidad. Actuar en la superficialmente es un remedio momentáneo, pero no es una solución a largo plazo.

Descubre también:

 
Adopta un nuevo estilo de vida

Adopta un nuevo estilo de vida