Usted está aquí

Resumen

Aunque las inyecciones de toxina botulínica no tengan riegos ni efectos secundarios seguros o casi, no quita que haya que tomar ciertas precauciones.

¿Qué hacer antes de las inyecciones?

Antes de las inyecciones, generalmente se recomienda evitar tomar aspirina y medicamentos antiinflamatorios para prevenir la aparición de hematomas.

El dermatólogo o médico estético puede aconsejar aplicar una crema anestésica para reducir el dolor en personas muy sensibles. Pero, en general, las inyecciones de toxina botulínica se realizan con agujas muy finas durante las sesiones que sólo duran unos minutos y no son dolorosas.

¿Qué hacer después de las inyecciones?

Una vez que te hayan dado las inyecciones, por lo general es aconsejable no masajear, amasar o tocar la zona tratada. Sin embargo, se recomienda contraer con fuerza los músculos tratados durante unos segundos, tres veces al día durante tres días. Las actividades físicas intensivas deben evitarse y hay que evitar tumbarse en las horas siguientes al tratamiento.

También es esencial minimizar el riesgo de golpes y sangrados encima y alrededor de la zona tratada para evitar la fuga del producto. La toxina botulínica puede bloquear la comunicación entre los nervios y los músculos, no debe salir de la zona en la que se inyectó.

La mayoría del tiempo, la zona tratada se hinchará. Esto no suele durar más de 20 o 30 minutos. Enrojecimiento, moretones o edemas también pueden aparecer pero normalmente desaparecen rápidamente.

No olvides seguir el consejo de tu dermatólogo o médico estético en estas fases pre-y post-inyección.

Descubre también:

 
Adopta un nuevo estilo de vida

Adopta un nuevo estilo de vida