Usted está aquí

Resumen

El peeling ayuda a alisar la piel, reducir las líneas de expresión y las arrugas, eliminar las manchas, cicatrices y otras imperfecciones de la piel facial. Los efectos de esta técnica anti-edad son más o menos marcados: dependen del tipo de peeling elegido.

El peeling superficial

Este peeling actúa sobre la epidermis a la que elimina por completo o parcialmente según la concentración de los ácidos utilizados. Alisa la piel y elimina las anomalías de textura. En concreto, el peeling permite:

  • Atenuar las primeras líneas de expresión y las marcas poco profundas
  • Ilumina el tono, lo vuelve radiante
  • Eliminar algunos granos pequeños
  • Elimina la máscara del embarazo.

Este peeling se dirige a mujeres molestas por los primeros signos de envejecimiento cutáneo. Es el que se selecciona más frecuentemente.

Los peelings medios

La concentración de ácidos en los productos utilizados para un peeling medio permite una acción más profunda, hasta la dermis. Se alisan las arrugas más profundas, desaparecen las manchas resistentes de la piel (lentigos, hiperpigmentación) y algunas cicatrices superficiales.

Estos peelings se dirigen a las que han intentado los peelings superficiales sin obtener resultado, o que tienen arrugas más marcadas.

Los peelings profundos

Provocan una verdadera quemadura de la piel ya que alcanzan la mitad de la dermis. Están reservados para pieles muy marcadas por el sol y / o cicatrices y para los casos de envejecimiento cutáneo más avanzado (pieles mustias y flácidas, arrugas profundas). Así que mejor no recurrir a este peeling antes de los 45 años mínimo. Hay que saber que el riesgo de cicatrices en este acto tan fuerte es posible.

Tu dermatólogo o un médico estético es tu mejor guía en la elección del peeling adecuado para tí.

Descubre también:

 
Adopta un nuevo estilo de vida

Adopta un nuevo estilo de vida